MUSEO DE LA PLATA l ÁREA EDUCATIVA l MATERIAL DIDÁCTICO

NUEVOS HÁBITOS

img

Quechuas y Aymaras están integrados en las respectivas estructuras nacionales, imprecisos en sus demarcaciones y dotados de una creciente movilidad; mantienen creencias de origen prehispánico y otras que son el resultado de un sincretismo religioso entre el catolicismo impuesto por los conquistadores y la religión inca.

La región del Chaco y el Nordeste argentino concentra la mayor cantidad y diversidad de etnias del país. Forman parte de comunidades rurales y continúan con las prácticas tradicionales de caza, recolección, pesca y agricultura. La venta de artesanías tradicionales, constituye una fuente de ingresos.

En la Patagonia, gran parte de sus pueblos viven organizados en comunidades conservando las formas de liderazgo a través de un cacique e integrados en organizaciones como el Parlamento Mapuche de Neuquén. Otros, más dispersos, viven en zonas rurales trabajando en actividades del campo o en ciudades como empleados.

De los Yámanas y Selknam, quedan hoy unas pocas personas en Puerto Williams (Chile) y en Río Grande (Argentina) respectivamente. Varios integrantes de estas comunidades desarrollan una vida rural.

Como muchos habitantes de las zonas rurales de nuestro país, algunos integrantes de estas etnias han migrado en la búsqueda de mejores condiciones de vida, asentándose en barrios periféricos de las ciudades más importantes.

foto1
foto2
foto3


 


Atrás

Zonas chaco NOA Tierra del Fuego Mesopotamia Patagonia Cuyo Sierras Centrales